¿Qué  es la Economía Integral?

La Economía Integral

 En la economía integral existen diversos  factores que son determinantes del éxito crítico de poderla consolidar. Por ello, para catalizar el genio económico a través de la economía integral, se requiere unir el mismo a otros aspectos y personas para contribuir a ver la misma de manera holística. 

La energía resulta ser, a fin de cuentas, el parámetro esencial que influye en la actividad económica y que permite comprenderla. Por lo tanto, el valor del capital en el capitalismo estaría en gran medida sobrevalorado, en un momento en que algunas de las consecuencias del calentamiento global ya parecen imparables por lo que, se necesita ver la economía con un nuevo y diferente enfoque. 

La Economía Integral está diseñada en el sentido de que interconecta la teoría innovadora y la práctica de una manera que permite revisar localmente los propios fundamentos económicos teóricos y prácticos, para participar en un proceso de liberación gradual del genio económico de la propia comunidad y sociedad.

Importancia de la Economía Integral

La humanidad necesita urgentemente una mayor integración y una economía holística para hacer frente a los cada vez más complejos desafíos mundiales y locales, basados en  los enfoques convencionales.

El pensamiento y la práctica del “silo” (incapacidad para trabajar eficientemente),  tiene que ser superado, en el contexto del desarrollo sostenible, en las discusiones y planificación de políticas. 

La economía se considera sólo una de las partes integrantes de la sociedad, una que necesita ser “reintegrada” completamente en el sistema. Por lo tanto, la Economía Integral  busca contrarrestar lo que a menudo se presencia económicamente en todo el mundo, que es la economía global, la cual  actúa independiente, y por lo tanto a menudo sin relación, e incluso siendo una fuerza destructiva a nivel medioambiental. 

Por ello, la economía integral se basa en el reconocimiento de que el paradigma económico dominante es en gran medida al que se culpa de los actuales desequilibrios en relación con los objetivos de desarrollo sostenible de la humanidad.

El proceso transformador para una Economía Integral comienza con el enraizamiento (E) en una naturaleza y comunidad, para sacar a la superficie necesidades y potenciales de desarrollo económico claves. Luego avanzar hacia la emergencia (E), aprovechando la creatividad cultural de una economía particular

y la sociedad, invitando y generando ideas para responder a los desafíos y aspiraciones económicas, mediante el aprovechamiento del potencial cultural para la renovación económica de esa sociedad. 

Al activar sus propias capacidades culturales, una sociedad afirma, por un lado, su propia singularidad cultural, pero también, por el otro lado, invita a otras perspectivas culturales del exterior, para ampliar su propia co-evolución. 

Por lo tanto, las ideas obtenidas del espacio cultural se expresan y desarrollan en un proceso de Navegación (N) por nuevos conocimientos y conceptos económicos, en el reino de la ciencia, los sistemas y la tecnología que es particular de esa sociedad.

¿Qué  es la Economía Integral?

La economía Local

El término economía local se refiere a un mercado y a un sistema de redes que forman parte de una comunidad específica. Por ejemplo, una economía local típica puede tener residentes dentro de la comunidad que compran bienes y servicios producidos localmente y a los productores mas cercanos para beneficiar la economía de ese sector en particular. 

Los beneficios de las economías locales

En una economía local, las tiendas suelen ser independientes, propiedad de una persona, familia, amigos o pequeños grupos de personas. La característica única, sin embargo, es que estas personas también son parte de la comunidad. 

Las interacciones e interrelaciones de los dueños de las tiendas y los residentes crean una relación muy apreciada entre el cliente o residente y el dueño de la tienda o el vendedor. Esto genera una mejor comprensión de las necesidades y demandas de la comunidad y conduce a un mayor nivel de capital social.

En la construcción de capital social las economías locales ayudan a crear y apoyar redes locales. Por ejemplo, es más probable que un tendero local compre sus existencias de verduras y frutas en una granja cercana que en un enorme supermercado multinacional. 

Esto beneficia al vendedor ya que se minimizan los costos de transporte y, a su vez, puede reducir los costos para el consumidor. El desafío, por supuesto, es alcanzar economías de escala. Sin embargo, la reducción del transporte ha añadido beneficios al medio ambiente local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *